La doctrina por la cual el SNC y los líquidos que forman parte del mismo están contenidos en una estructura rígida cuyo volumen total permanece constante (Alexander Monro, anatomista y cirujano escocés, finales del siglo XVIII); el incremento en el volumen de uno de los componentes, por ejemplo, el tejido cerebral, la sangre o el LCR, eleva la presión y disminuye el volumen de alguno de los otros elementos.