Med.

el dolor crónico o dolor agudo localizado o difuso en la cavidad abdominal. Es un síntoma significativo, ya que la causa que lo produce puede requerir una actuación quirúrgica o médica inmediata. Sus causas más frecuentes de dolor abdominal grave son inflamación o perforación de una estructura intraabdominal, obstrucción circulatoria, obstrucción intestinal o ureteral y rotura de un órgano intraabdominal. Algunas enfermedades específicas son la apendicitis, la úlcera péptica perforada, la trombosis de la arteria mesentérica superior, la hernia estrangulada y la obstrucción del intestino delgado o del intestino grueso. Algunas de las causas ginecológicas que pueden precisar cirugía son la EIP, la rotura de quiste ovárico y el embarazo ectópico. El dolor abdominal asociado con el embarazo puede estar condicionado por el peso del útero aumentado de tamaño, por rotación, estiramiento o compresión de los ligamentos redondos, o por compresión o desplazamiento del intestino. La contracciones uterinas asociadas al parto pretérmino pueden provocar un dolor abdominal intenso. El dolor abdominal crónico puede ser origen funcional o se puede deber a una ingestión excesiva de alimentos o a aerofagia. Cuando los síntomas son repetidos, se debe plantear una causa orgánica, entre las cuales se incluyen la úlcera péptica, la hernia de hiato, la gastritis, la colecistitis crónica y la colelitiasis, la pancreatitis crónica, el carcinoma del páncreas, la diverticulitis crónica, la obstrucción intestinal parcial intermitente y la indigestión funcional; también algunas enfermedades sistémicas pueden causar dolor abdominal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.