Es un elemento de una reclamación por daños la cual permite ser indemnizado por el dolor mental y físico, el sufrimiento, la angustia y el trauma que un individuo ha sufrido a consecuencia de una lesión.