Del lat. dolor, -ōris, m. Med.

Sensación de malestar, sufrimiento o agonía por lo general caudado por la estimulación de terminación nerviosa especializada; el dolor tiene una función protectora, actúa como signo premonitorio y previene un nuevo daño. Sin embargo, incluso un dolor leve puede tener un efecto perjudicial sobre el rendimiento, y el dolor grave limita el movimiento. El dolor se puede clasificar funcionalmente en 5 niveles:
Nivel 1; el dolor se produce sólo después de una actividad específica.
Nivel 2; el dolor se manifiesta durante y después de la actividad específica, pero no afecta al rendimiento.
Nivel 3; el dolor sobreviene durante y después de una actividad específica, y afecta al rendimiento de la actividad.
Nivel 4; el dolor se experimenta al realizar actividad de vida diaria.
Nivel 5; el dolor afecta incluso en reposo.
Esta clasificación permite al deportista describir el dolor a cualquier médico. Además, durante la rehabilitación de una lesión deportiva, el nivel funcional del dolor se puede emplear como guía evaluadora del progreso de la recuperación. El dolor se alivia aplicando acupuntura, con un tratamiento con hielo, tratamiento con calor, anestésico, antiinflamatorio, analgésico, AINE (fármaco antiinflamatorio esteroideo), opiáceo y estimulación nerviosa eléctrica transcutánea. Son sustancias que aumentan la sensibilidad al dolor la bradicinina, los radicales libres, la histamina, el potasio y la serotonina. Algunas de estas sustancias que evocan el dolor afectan directamente al nervio, mientras que otras provocan una reacción inflamatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.