Se define, en radioterapia, como la cantidad reducida de radiación liberada continuamente durante un período relativamente largo de tiempo.