Der.

La dote cuyos bienes se evalúan al tiempo de su constitución transfiriéndose su dominio al marido, el cual queda obligado a restituir su importe.