Del lat. dos, dotis, f. Der. Rel.

La excelencia, prenda, calidad o capacidad apreciable de alguien o algo. En derecho, el caudal que con este título lleva la mujer al matrimonio o adquiere después de él. Se aplica al conjunto de bienes o dinero que una mujer aporta al matrimonio o que entrega al convento o a la orden religiosa a la que va a pertenecer. En religión, cada una de las cuatro cualidades que poseen los cuerpos gloriosos de los bienaventurados, es decir, claridad, agilidad, sutileza e impasibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.