Del gén. Aecidium, der. del gr. αíκíδιον, m. Bot.

Esporangio, propio de los basidiomicetes, que se origina de los micelios dicariónticos. En muchos uredinales, soro en forma de copa o taza correspondiente a la primera fase esporífera, en el cual se originan las ecidiósporas, generalmente aptas a producir uredósporas en las mismas o en otras plantas nutrices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.