La situación económica de un país en estado de guerra, caracterizada por la adopción de medida que subordina toda la actividad económica al esfuerzo bélico.