Med.

Aquella edad en que el hombre ha adquirido ya todo el vigor de que es susceptible y no ha comenzado a declinar de él.