Se aplica a cualquiera de los posibles efectos adversos del espacio muerto, incluyendo hipoxemia e hipercapnia que se producen cuando se crean espacios muertos en los pulmones, sobre todo cuando existe un espacio muerto alveolar.