Med. Dep.

Cambio que experimenta el cuerpo cuando una persona reduce o interrumpe el entrenamiento físico. Si una persona deja de hacer ejercicio por completo, la mayoría de los efectos del entrenamiento se pierden en unas ocho semanas; la perdida de velocidad y agilidad son relativamente lentas, aunque la flexibilidad se pierde con rapidez. Si se continúa haciendo ejercicio a un nivel moderado, se mantiene muchos efectos beneficioso. El nivel de resistencia física, por ejemplo, se mantiene varios meses si se cumple un programa de ejercicio ligero uno o dos días a la semana. Además, en el desentrenamiento influye el modo en que se adquirieron los beneficios del entrenamiento. Quien haya entrenado con un aumento gradual de la intensidad a lo largo de muchos años, tiende a perder el efecto del entrenamiento con mucha más lentitud que el que haya entrenado con intensidad durante períodos cortos de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.