Los golpes de fricción circulares que se usan en el masaje para favorecer la circulación y la relajación muscular, especialmente en hombros y glúteos; se realiza con la mano plana, la palma y los dedos mantenidos juntos formando una unidad.