Se aplica a cualquier elemento con número atómico por encima del uranio, es decir, por encima de 92.