Multiplicar un número por sí mismo tantas veces como indique el exponente: si elevas 8 a la segunda potencia, el resultado es 64.