La presencia anómala de aire en el sistema cardiovascular, da lugar a una obstrucción del flujo sanguíneo que discurre por los vasos. El aire puede ser introducido de forma accidental durante una inyección, en el curso de un tratamiento intravenoso o quirúrgico, o bien de forma traumática, como sucede en las heridas punzantes.