Es un trastorno maligno que se caracteriza por el aumento de tamaño indoloro y progresivo del tejido linfático, por lo habitual se observa por primera vez en los nódulos linfáticos cervicales, con esplenomegalia y la presencia de células de Reed-Stemberg, macrófagos grandes y atípicos con núcleos múltiples o polilobulados y nucléolos prominentes (Thomas Hodgkin, médico inglés, 1798-1866); los síntomas son anorexia, pérdida de peso, prurito generalizado, febrícula, sudoraciones nocturnas, anemia y leucocitosis.