Med.

Dícese de la enfermedad transmitida por la garrapata del género Ixodes; hay garrapatas en todo el mundo sobre todo en zona herboso y boscoso. La garrapata penetra en la piel, chupa sangre y, al hacerlo, permite al agente causante, la espiroqueta Borrelia burgdorferi, entrar en el cuerpo. A menos que se extraiga, la garrapata permanece prendida de 4 a 5 días, hasta que se sacia por completo y se hincha de sangre (fase en la que adquiere el tamaño de un guisante). Los síntomas de la enfermedad son variables, pero suele aparecer un sarpullido que se extiende circularmente en torno al punto de la picadura, junto con rigidez, hinchazón y fiebre. La infección puede derivar en complicación secundaria y artritis, que empiezan a desarrollarse de una a cuatro semanas después de la picadura. La infección suele responder bien a antibiótico si se trata en su estadio inicial, antes de la aparición de la complicación secundaria; el corredor de cross, el participante de orientación, y toda persona que realice actividad en el campo, son especialmente vulnerables a esta enfermedad. Se debe cubrir la zona de piel expuesta e inspeccionar cada 3 o 4 horas. Si nos encontramos una garrapata en el cuerpo, debe sacarse lo antes posible cogiendo la cabeza con una pinza o los dedos (aplicar alcohol facilita la extracción). Hay que meter la garrapata en un contenedor para que el médico puede identificar si aparecen síntoma de la enfermedad de Lyme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.