Se denomina enfermedad fisilógica o enfermedad fisigénica la affección no parasitaria ni infecciosa; no son, por consiguiente, transmisible. Sus causas pueden ser muy diversas: externa (acción mecánica, física o química) o interna (diastático, metabólico, hereditario, etc.).