Se aplica a cualquier trastorno o afección determinado genéticamente y que implica la mutación de un solo gen, una herencia multifactorial o una aberración cromosómica.