Med.

Se define como la respuesta del rechazo de ciertos injertos, sobre todo de médula ósea (EICH). Se suele asociar al tratamiento inmunosupresor inadecuado del donante, que permite que las células inmunocomponentes del tejido del donante reconozcan los tejidos del receptor como extraños y los ataquen. Sus signos característicos son lesiones cutáneas con edema, eritema, ulceración, descamación, caída del cabello, lesiones articulares y cardíacas y anemia hemolítica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.