Med. Dep.

El entrenamiento que mejora el sistema cardiorrespiratorio y la eficacia del metabolismo aeróbico. El entrenamiento aeróbico se puede dividir en tres tipos que se superponen: entrenamiento aeróbico de baja intensidad, entrenamiento aeróbico de alta intensidad y entrenamiento de recuperación. La intensidad mínima del entrenamiento, que por lo general causa mejora significativa, requiere un consumo de oxígeno de al menos un 50-55% del consumo máximo de oxígeno. Esto corresponde aproximadamente al 70% de la frecuencia máxima. La intensidad del entrenamiento más eficaz se suele situar entre el 90% y el 100% del consumo máximo de oxígeno, si bien la sesión de larga duración e intensidad baja puede ser tan eficaz como la de duración más corta y elevada intensidad (ver también zona de entrenamiento aeróbico).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.