De epi- y el gr. τρόπος, adj. Bot.

Cuando se considera la posición de un rudimento seminal anátropo en relación con la placenta, puede ocurrir que, siendo erguido, tenga la rafe externa y en micrópilo mirando hacia la base del ovario, o bien que, siendo colgante, los tenga respectivamente interna y mirando hacia lo alto. En ambos casos se dice del rudimento seminal que es epítropo. A esta posición epítropa se opone la apótropa, de los rudimentos seminales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.