Med.

La situación dentro de una población en la que la frecuencia de los genes y genotipos no varían de una generación a otra.