Del lat. equisetaceae, del gén. Equisetum, f. pl. Bot.

Familia de las articuladas, que constituye por sí sola el orden de las euequisetales, por lo general con rizoma y tallos epigeos de duración variable, asurcados y con hacecillos conductores colaterales, cerrados; las hojitas de cada verticilo concrescentes en una porción más o menos larga, que forma una vaina. Flores cilindráceas u ovoides constituidas por numerosos esporofilos verticilados, todos fértiles, en el extremo del tallo y de las ramas. Episporio dividido en dos bandas cruzadas que se arrollan en torno a la espora o se separan de la misma por medio de movimientos higroscópicos. Protalos epigeos, dorsiventrales, laciniados y generalmente dioicos. Esta familia no comprende más que un solo género con representantes vivientes, Equisetum, constituido por 24 especies de los países intertropicales, templados y fríos. Las equisetáceas aparecieron ya durante el paleozoico (Phyllothea, Schizoneura, etc.) y algunos géneros se extinguieron en el mesozoico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.