Med.

Se aplica a cualquier gen recesivo en estado heterocigótico que si fuera homocigótico resultaría letal y produciría la muerte del individuo o del organismo.