Acción y resultado de erigir o erigirse. En fisiología, el estado que presenta el pene tras experimentar un levantamiento y endurecimiento debido a la afluencia de sangre en él, provocados por una excitación sexual u otro estímulo, o cualquier otro tejido orgánico. En medicina, la hinchazón del tejido esponjoso del interior del pene con sangre que hace que este se ponga firme.