Del lat. erinaceae, del gén. Erinus, f. pl. Bot.

El término equivale a las escrofulariáceas: familia de plantas herbáceas o arbustivas dicotiledóneas, de flores con cuatro estambres y fruto en cápsula o en baya.