Del gr. σφάκελος, m. Med. Bot.

Literalmente, mortificación, inflamación, gangrena. En medicina, la parte mortificada de la piel o de los tejidos profundos, que se forma en ciertas heridas o quemaduras; masa de tejido muerto que se ha derramado o caído a partir de tejido vivo. En botánica, célula terminal en el talo de ciertas feofíceas (esfacelariales), caracterizada por su tamaño extraordinario e intensa coloración parda, causada por la acumulación de feoplastos y gotitas de diversas substancias. Los esfácelos son asiento de un crecimiento y división muy activos, aislándose continuamente en su base las células que provocan el aumento en longitud de los ejes del talo (R. M.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.