La esfera celeste, para los que habitan en la línea equinoccial, cuyo horizonte corta perpendicularmente al Ecuador.