Med.

Se aplica a los movimientos involuntarios y estereotipados de un pequeño grupo de músculos, por ejemplo, los de la cara. El espasmo suele ser psicógeno y puede agravarse pro al tensión o la ansiedad, aunque por lo general se puede controlar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.