Es una de las manifestaciones más frecuentes del síndrome piramidal, se percibe como una sensación de resistencia aumentada al movilizar pasivamente, un segmento de la extremidad de un paciente en decúbito y relajado: rigidez de cierre de navaja.