Quím.

La técnica para analizar sustancias en la que la molécula se somete a un bombardeo con electrones o átomos de alta energía para provocar una ionización y fragmentación con el fin de producir una serie de iones en la fase gaseosa que constituye el patrón de fragmentación observado utilizando un espectrómetro de masa.