Del lat. spinālis, adj. Biol. Anat. Bot.

Perteneciente o relativo a la espina o espinazo. En anatomía, perteneciente o relativo al eje del esqueleto de los animales vertebrados, situado a lo largo de la línea media dorsal del cuerpo, formado por una serie de huesos pequeños articulados entre sí: columna vertebral o raquis. En fitogeografía, nombre dado al maquí característico del Chile central. Corresponde a un clima análogo al de la región mediterránea. Su simorfia dominante es arbustiva, a veces con árboles salpicados. Abundan en él, con papel sinecológico importante, las plantas espinosas (de donde el nombre) y de hojas perennes. Son también frecuentes las especies trepadoras y las monocotiledóneas bulbosas y tuberosas (liliáceas, iridáceas, amarilidáceas). Entre las especies más típicas del espina, figuaran: Puya chilensis, bromeliáceas de grueso tronco que crece hasta 3 m. sin ramificarse; Quillaja saponaria, rosácea arbustiva de hojas pequeñas, perennes; especies del género Colletia, ramnáceas de ramos aplastados, verdes espinosas; y varias cactáceas, entre ellas el Cereus quisco (HV.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.