Del lat. spiratĭo, -ōnis, f. Fisiol.

Acción y efecto de espirar (exhalación). En fisiología, la expulsión del aire de los pulmones a través de las vías respiratorias: la espiración y la inspiración son las dos fases de la respiración. Normalmente, la espiración es un proceso pasivo que implica la relajación del diafragma y los músculos intercostales internos. Durante actividad de mucho esfuerzo, se convierte en un proceso activo en el que los intercostales internos desplazan la caja torácica hacia abajo y adentro para reducir el volumen y aumentar la presión de la cavidad torácica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.