Del lat. spiratĭo, -ōnis, f. Fisiol.

Acción y efecto de espirar (exhalación). En fisiología, la expulsión del aire de los pulmones a través de las vías respiratorias: la espiración y la inspiración son las dos fases de la respiración. Normalmente, la espiración es un proceso pasivo que implica la relajación del diafragma y los músculos intercostales internos. Durante actividad de mucho esfuerzo, se convierte en un proceso activo en el que los intercostales internos desplazan la caja torácica hacia abajo y adentro para reducir el volumen y aumentar la presión de la cavidad torácica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.