Las fibrillas espiroideas de moco que se encuentran en ocasiones en el esputo de los pacientes con asma bronquial (Heinrich Curschmann, médico alemán, 1846-1910).