Del lat. spirāre, v. intr. tr. Fisiol. Teol.

Despedir un olor: exhalar. En fisiología, expeler el aire de los pulmones: espirar, tomar aliento. En teología, infundir espíritu, animar; especialmente, inspirar el Espíritu Santo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.