Se aplica a la espora que se engendra en el interior, por oposición a la espora exógena (espora acrógena).