Del gr. ἀγγεῖον. en lat. sporangium. m. Bot.

Dícese de cualquier recipiente que contengan esporas. En los pteridófitos, se hallan en las frondes fértiles, o esporofilos, se forman a partir de una sola célula epidérmica (pteridófitos leptosporangiados) o de un grupo de células (pteridófitos eusporangiados). En el primordio hay que distinguir la cubierta del mismo y el tejido esporógeno, que deriva de una célula hipodérmica, el arquesporio. Por una serie de divisiones sucesivas, el arquesporio produce las células madres de las esporas, y éstas, una tétrade. Una vez formado, contiene las esporas en su interior, y se abre mediante el llamado anillo, cuya posición y caracteres varían de un género a otro. En los pteridófitos isospóreos, sólo contienen una clase de espora; en los heterospóreos, los ha de dos clases, macrosporangio y microsporangio, con macróspora y micróspora, respectivamente. En los antófitos, son homólogos a los de los pteridófitos heterospóreos. El microsporangio de cualquiera de éstos corresponde a un saco polínico; el macrosporangio, a la nucela del rudimento seminal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.