Se han diseminado relativamente pocas células cancerosas por todo el cuerpo; puede no haber síntomas de enfermedad.