Se aplica al aumento significativo de la temperatura corporal, se acompaña de aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, anorexia, estreñimiento, insomnio, cefalea, dolores e irritabilidad.