Se define como la imposibilidad de concebir tras haber tenido hijos.