Med.

Es el agente farmacológico que incremente la acción del corazón. Los glucósidos cardíacos aumentan la fuerza de las contracciones miocárdicas y disminuyen la frecuencia cardíaca y velocidad de conducción. Se utilizan en el tratamiento de la ICC, el aleteo y la fibrilación auricular, la taquicardia auricular paroxística y el shock cardiogénico. La epinefrina, un potente vasopresor y estimulante cardíaco, a veces se utiliza para recuperar el ritmo cardíaco en casos de parada pero no para tratar la insuficiencia cardíaca o el shock cardiogénico. El isoproterenol, que está relacionado con la epinefrina, puede emplearse en el tratamiento del bloqueo cardíaco. La amrinona, la dobutamina y la dopamina, se utilizan en el tratamiento a corto plazo de la descompensación cardíaca tras una disminución de la contractilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.