De estructural y -ismo, m. Ling. Sociol.

La escuela lingüística que considera la lengua como una estructura o un sistema de relaciones y establece los principios de forma y función para delimitar y clasificar las unidades de una lengua: el estructuralismo lingüístico nació a principios del s. XX con Saussure, entre otros, como precursor.
En lingüística, el conjunto de tendencia lingüística que considera la lengua un todo o estructura, cuyo elemento mantiene una relación determinada y son solidarios entre sí. Aunque Ferdinand de Saussure (Curso de lingüística general, 1916) no utilizó el término estructuralismo, se le considera su iniciador. Saussure describió un estado de lengua como un sistema autónomo, sin consideración histórica. La lengua es un sistema de signo, y como tal tiene un carácter abstracto que está por encima de su manifestación concreta. El desarrollo de tal concepto y la discusión que provocaron han dado pie a distintas escuelas, entre las que cabe señalar como más importante el Círculo lingüístico de Praga y el de Copenhague. Dos lingüistas estadounidenses, Sapir y Bloomfield, llegaron también a conclusión estructuralista y crearon respectivamente dos tendencias: el mentalismo y el mecanicismo. De la síntesis de ambas nacería el transformacionalismo.
En sociología, la corriente científica que tiene su origen en el trabajo de la lingüística, adaptado a la antropología por el francés C. Levi-Strauss en su intento de descubrir la coherencia interna de fenómeno, aparentemente arbitrario o insatisfactoriamente explicado, observado en la sociedad primitiva. Es un método para la construcción del modelo lógico o modelo matemático que refleje la ley interna de una determinada organización social, entendida como sistema de relación dentro del cual, al ser modificado uno de los elementos, se produce modificación en todos los demás. Ello equivale a negar la posible independencia entre los diversos elementos, y a eliminar el carácter cualitativo que puedan poseer, reduciéndolo a su naturaleza de operación, y limitándose a considerar el conjunto finito de relación a que puede dar lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.