El estado de ausencia de alerta y de respuesta tras una convulsión epiléptica o a un estado postepiléptico.