Del lat. euglenales, de la fam. euglenaceae, f. pl. Bot.

Orden de flageladas con un periplasto muy diferenciado, con suma frecuencia reforzado por fibrillas longitudinales o helicoidales. Núcleo con cariosoma voluminosos, 1-2 flagelos. De diversos cromatóforos, de color verde puro, a menudo con pirenoides; numerosas formas incoloras. Materia de reserva: paramilo, raramente grasas; el paramilo se presenta en granos de forma esférica, bacilar, discoidal, anillada, lenticular, etc., con frecuencia característica para la especie. El estigma presente en las formas verdes, y también se observa en algunas apocloróticas; carotinoides (hematocroma) en varias Euglenae rojas. Sistema excretor complejo, con púsula. División en fase activa o inmóvil; cistes; sexualidad aun no demostrada con seguridad; holofíticas, saprofíticas u holozoicas, por lo general mixtas. Células frecuentemente metabólicas; otras veces de forma fija, nadadoras o reptadoras. Algunas especies dotadas de caparazones. Bastantes euglenales son epibiontes sobre crustáceos, o endocomensales en crustáceos, gusanos, anfibios y lagartos (R. M.). Tres familias:

1) holofíticas-saprofíticas; células de simetría radiada o bilateral:

a) casi siempre con cromatóforos, euglenáceas;
b) sin cromatóforos, astasiáceas.

2) saprofíticas-holozoicas; células sin cromatóforos, asimétricas o zigomorfas, peranematáceas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.