Se aplica al proceso de cicatrización normal de un infarto de miocardio (IM), tal como aparece en los electrocardiogramas (ECG) sucesivos.