Del lat. excitatĭo, -ōnis, f. Fís. Electromag. Biol. Bot. Fís.

Acción y efecto de excitar o excitarse. En física nuclear, el proceso por el que una partícula pasa de su estado fundamental a un estado excitado. En electromagnetismo, la producción de un flujo magnético de inducción que posibilita iniciar el funcionamiento de la máquina eléctrica: la excitación magnética es la intensidad de campo magnético. En biología, el hecho o el proceso según el cual se estimula una célula (excitación sensorial), especialmente una célula nerviosa: la propia respuesta de una célula que ha sido estimulada (excitación fisiológica). La excitación es el nivel de respuesta de la fisiología y el comportamiento en un animal (umbral de excitabilidad), que tiende a variar entre el sueño y la vigilia. Está controlado por una parte del cerebro (el sistema reticular activador) y puede ser detectado por cambio en la actividad eléctrica del cerebro, en la frecuencia cardíaca y en el tono muscular, así como en la falta de reacción a algún estímulo y en la actividad en general. En botánica, y como consecuencia de estímulo externo, el aumento de alguna o de toda la manifestación vital espontánea (Verworn).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.