La eliminación corporal del yodo radiactivo (RAI) administrado en una prueba de función tiroidea y en el tratamiento del hipertiroidismo. La mayor parte del yodo radioactivo se excreta por la orina, pero se pueden encontrar pequeñas cantidades en el esputo, transpiración, heces y el vómito.