Del lat. excretĭo, -ōnis, Biol. Bot. Fisiol.

Acción y efecto de excretar. En biología, la expulsión del producto del metabolismo al exterior de la célula donde se han acumulado: incluyendo el dióxido de carbono y la urea del cuerpo. En botánica, la secreción que se vierte al exterior de la célula, pero en general se concede el mismo valor a secreción que a excreción.
La excreción es la eliminación por un organismo del producto de desecho que se origina como resultado de la actividad metabólica: el producto incluye el agua, el dióxido de carbono y el compuesto nitrogenado. La excreción tiene gran importancia para mantener constante el medio ambiente interno de un organismo (homeostasis). En la planta y en los animales más simples el producto de desecho se excreta por difusión simple, pero en los animales superiores hay órgano y sistema especializado para esta función (túbulos de Malpighi y nefridio). Son ejemplo de órgano de excreción en los animales vertebrados: el pulmón (para el dióxido de carbono y el agua); el riñón (para el desecho nitrogenado y el agua), y el tubo digestivo en su porción inferior: los mamíferos excretan pequeñas cantidades de urea, sales, y agua a través del sudor, por la piel.

2 comentarios en “excreción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.